VITRAL ARTISTICO MONTADO en PLOMO y PINTADO con GRISALLA TÉCNICA MEDIEVAL

“Creación extraordinaria de la Edad Media, capaz de materializar los más elevados sueños de la Humanidad”…

Son los términos elegidos por Henri Focillón, reconocido historiador Francés, para definir el vitral, inspirado sin lugar a dudas, en los sugestivos y simbólicos efectos de luz y color que los caracterizan, y en su carácter de obra de Arte.

LA TÉCNICA

Manifestación artística muy antigua (S. IX), la esencia de la técnica se conserva sin transformaciones, al punto que si pudiéramos ir hacia el pasado, un Vitralista hoy,  podría comenzar a trabajar en un taller de un Vitralista del medioevo, sin ningún tipo de inconveniente… pues nada ha cambiado.

Para poder realizar un vitral, es necesario dominar  al menos cuatro oficios o saberes:

  • Saber diseñar un vitral
  • Saber cortar el vidrio
  • Saber pintar sobre vidrio dominando la técnica de la grisalla
  • Saber emplomar

Saberes sin los cuales no sería posible hoy realizarlos.   

En los grandes estudios de producción de vitrales estos oficios permanecen divididos, así como sucedía en la Edad Media.

PASO 1: EL DISEÑO del VITRAL

Antiguamente, los vitrales se creaban y ejecutaban en el interior del mismo Edificio del que después pasarían a formar parte, embelleciendo sus paredes.

En la actualidad, los vitrales se realizan en el taller y posteriormente son trasladados  a su lugar de ubicación. Ello implica, que antes de proceder a realizar el boceto, habrá que proceder al análisis y observación  del espacio donde será instalado el vitral, y de la cantidad y calidad de la luz que se desea deba dejar traspasar.

El boceto es el primer paso que efectúa el Artista  para concretar una idea, para darle forma. En la realización de vitrales el “boceto” constituye la fase previa al  “Proyecto”, siendo un dibujo bastante elaborado.

En el proyecto se delimita la idea previa y se le da forma definitiva. El proyecto debe así informar acerca de los colores de los vidrios, sus calidades, su construcción con las líneas de plomo, el montaje y la estructura en la que deba emplazarse. Sus medidas deben ser las del vitral a escala.

La dama y el unicornio | La vista

PASO 2: EL CORTE del VIDRIO

Los grandes Artesanos de la Edad Media empleaban un punzón de hierro calentado al rojo vivo para cortar el vidrio.- De este modo conseguían debilitar la superficie del vidrio y mediante alicates de roer le daban la forma deseada.

Actualmente este proceso se ha facilitado mucho gracias a la evolución de la Técnica y la fabricación de Herramientas adecuadas.

Diamante de corte
Pinzas

PASO 3: LA PINTURA SOBRE VIDRIO CON GRISALLA

Líneas de grisalla

La grisalla como técnica pictórica cuyo soporte material es el vidrio.

Las grisallas que se usan actualmente  tienen una composición similar a las utilizadas en la Edad Media. Se trata de una pintura realizada a base de pigmentos  minerales, óxidos metálicos y vidrio.

Luego de aplicada sobre el vidrio, se debe llevar al horno a una temperatura entre 620 y 750 grados centígrados durante 8 a 10 minutos, para asegurar su fijación al mismo.

La aplicación correcta de la misma garantizarán a las obras una durabilidad equivalente a la de los vidrios más prestigiosos.

Como técnica pictórica aplicada a los Vitrales, el proceso de trabajo se divide en dos fases bien diferenciadas, tratando por separado la forma y el color.

A la primera fase la llamaremos “trazado de las líneas de grisalla” cuya función será delimitar los contornos de la obra.

Para ello, utilizaremos pinceles No. 0 y No. 1 y diluiremos la grisalla (negra o marrón o una mezcla 50 y 50 de cada una) en aceites de lavanda y otros compuestos especiales que se venden al  efecto.

Luego de delineados los contornos y las que consideramos líneas principales a resaltar de nuestra obra; la pieza así pintada deberá ir al horno a una temperatura no menor a los 620 grados centígrados ni superior a los 750 grados centígrados, para su fijación al vidrio.

La segunda fase llamada “Esfumatura” consiste en la aplicación  de una capa lo más homogénea posible de grisalla, esta vez diluida en agua.

El pincel que se utiliza para esfumar, es un pincel especial, sin el cual no podríamos realizar la “esfumatura” confeccionado con pelo natural de “tasso”.

Diversas fases de la Esfumatura

A diferencia del pintor, que agrega color a sus obras, el vitralista debe quitar color y dejar pasar la luz, mediante la técnica de las “transparencias”.

Esta tarea  es la más difícil de todas en el proceso de pintura sobre vidrio, por cuanto supone conocimiento, habilidad, reflexión, anticiparse a lo que sucederá, para ir logrando el efecto de volumen y tridimensionalidad deseado.

No se trabaja directamente sobre la imagen final, sino que la obra se va construyendo estrato por estrato, en cada fase de aplicación de las sucesivas esfumaturas.

En este proceso de pintura por capas que adopta la Grisalla, la obra se ejecuta por fases acumulativas, de cuya correcta suma depende el resultado final. Debido a ello, y pese a que la forma (líneas de grisalla) y el color (esfumaturas y transparencias) se trabajan en forma separada, ambas fases mantienen una relación directa, complementándose la una con la otra.

Generalmente con 3 esfumaturas se logra el efecto deseado, debiendo luego de cada una, llevar la pieza al horno para su adecuada fijación al vidrio. Por lo que  una sola pieza puede ingresar de 4 a 6 veces (y a veces más) al horno, hasta su acabado final. 

Pinceles para esfumatura
Marilyn
Marilyn
Marilyn
Marilyn

PASO 4: EL EMPLOMADO o "PIOMBATURA"

Las propiedades del plomo (blandura, ductilidad y maleabilidad ) hacen de éste un material idóneo para manipular. Es por esto que los primeros vitralistas lo emplearon como soporte para sus vitrales, inspirados en los mosaicos Romanos, como los de Ravena y Pompeya, para crear un arte que, en vez de emplear teselas, emplea pedazos de vidrio.

Se utiliza para ello la tira de plomo en forma de “H” de modo que el canto del vidrio queda alojado en el interior de cada una de las guías del plomo en “H”.

Existen tiras de plomo de diferentes medidas, siendo las mas utilizadas las de 3 mm y 5 mm, dependiendo del tamaño del vitral y de cada una de las
piezas de vidrio que lo compone, pudiendo incluso utilizar distintos grosores en un mismo vitral, según las necesidades técnicas y estéticas. El emplomado del perímetro exterior se hace con líneas de plomo de 10 mm, para asegurar mayor estabilidad y firmeza al vitral.

Finalizado el emplomado del vitral, deberá procederse a soldar con estaño cada una de las uniones del plomo, que sujetan los vidrios que lo conforman, en anverso y reverso.

Herramientas para emplomar

Emplomando el vitral

Detalle del corte del plomo

PASO 5: ESTUCADO y LIMPIEZA del VITRAL

Una vez efectuado el emplomado del vitral y habiendo soldado cada una de las uniones del plomo por sus dos caras (anverso y reverso) debemos proceder
a la llamada “ estucatura “ o masillado del vitral, cuya finalidad es brindar impermeabilidad y firmeza. Para ello usaremos la receta medieval que garantiza dichas funciones por 100 años.

El estuco debe pasarse por ambas caras del vitral. Para ello se utiliza un cepillo y la dirección en la que se utiliza debe ser siempre transversal a la dirección de la línea del plomo, para que el estuco penetre adecuadamente.

Se debe dejar secar por 24 a 48 horas dependiendo de la temperatura ambiente y del clima o estación del año en que se realice. A mayor humedad, mayor tiempo requerirá el secado del estuco. No obstante debe limpiarse el excedente en no mas de 24 horas luego de aplicado.

Vitral en proceso de secado del estuco

Vitral luego de la limpieza del estuco